Noticia23/11/2020

Cáritas Española apoya la respuesta humanitaria de Cáritas Filipinas los damnificados del súper tifón «Goni»

según todas las estimaciones, es el temporal más violento registrado en el archipiélago desde el devastador impacto de "Haiyan", en 2013.

 

Cáritas Filipinas (Nassa) está proporcionando ayuda de primera necesidad a las comunidades más afectadas tras el devastador impacto del súper tifón «Goni», que azotó Filipinas el pasado 1 de noviembre y que, según todas las estimaciones, es el temporal más violento registrado en el archipiélago desde el devastador impacto de «Haiyan», en 2013.

Esta respuesta cuenta con el apoyo de numerosas Cáritas donantes de la red internacional, entre ellas, Cáritas Española, que ha activado con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo un convenio de respuesta a esta emergencia para movilizar una partida de 150.000 euros de apoyo, la llamada de ayuda lanzada por Cáritas Filipinas. De esta cantidad, 127.500 euros son aportados por la AECID y los 22.500 restantes por Cáritas Española.

Los informes iniciales, confirman, al menos, que 17 personas han muerto y más de 400.000 están acogidas en centros de evacuación, mientras que otras decenas de miles se han alojado en casas de familiares y amigos. Se estima que el número total de damnificados supera el millón y medio de personas.

Junto al reparto de bienes de primera necesidad, los equipos de intervención rápida de Cáritas están llevando a cabo la monitorización en el terreno para identificar a las víctimas en situación vulnerable y evaluar las necesidades más urgentes. Actualmente, dos equipos de Cáritas Filipinas están desplazados en las zonas del sudeste (Bicol) y el sur de Luzón. En sus informes preliminares señalan que las mayores prioridades son el suministro de ayuda alimentaria y agua potable a los damnificados, junto a botiquines de primeros auxilios, material de refugio, mantas, utensilios de cocina y artículos de higiene.

Cáritas Filipinas y la Diócesis de Virac han preparado un llamamiento de ayuda de emergencia por un importe de 23 millones de pesos filipinos (unos 400.000 euros) para financiar programas de ayuda humanitaria de urgencia para unas 7.000 personas.

Las actuaciones recogidas en este plan de respuesta a la emergencia incluyen, entre otros, planes de construcción de refugios permanentes para las familias que han perdido sus hogares, proyectos de seguridad alimentaria y recuperación de medios de vida en los sectores agrícola y pesquero, ayudas económicas para pequeñas y medianas empresas, y primeros auxilios psicosociales para personas afectadas por el desastre.