Noticia20/05/2022

La Taula del Tercer Sector denuncia que las entidades sociales están sufriendo el peor retraso en el pago de las subvenciones

La Taula d’entitats del Tercer Sector Social de Cataluña -que representa a 35 federaciones y organizaciones que aglutinan a más de 3.000 entidades sociales que luchan contra la pobreza, la exclusión y las desigualdades- reclama al Gobierno que ponga fin a los retrasos graves en el pago de las subvenciones, la principal fuente de financiación del tercer sector social que atiende,  acompaña y ofrece servicios y apoyos a un millón y medio de personas en situación de vulnerabilidad en Cataluña.  Actualmente, las entidades sociales están sufriendo el peor retraso en los pagos, lo que está generando muchas tensiones de tesorería e incertidumbre. La Taula calcula que el tercer sector social está avanzando más de 33 M€ de proyectos que ya se están ejecutando (33.627.076 €).

Las dos principales convocatorias de subvenciones, la COSPE (proyectos y actividades a entidades del ámbito de las políticas sociales) y el 0,7% del IRPF, se están publicando con un retraso de más de medio año respecto al periodo de ejecución y el pago se está efectuando durante los últimos meses del año de ejecución o, incluso, al año siguiente. Mientras tanto, las entidades sociales deben asumir todos los gastos de los proyectos sin saber si las acciones que están desarrollando estarán cubiertas, o no, por las subvenciones.

Por ejemplo, de la convocatoria de la COSPE se están adelantando casi 19 millones y medio de euros. El anual de 2022 se publicó en abril y está pendiente la resolución definitiva y el pago y de la bianual, la parte proporcional de 2022, también está pendiente de pago. La del 0,7% del IRPF 2021, que se ejecuta en 2022, la convocatoria se publicó este marzo, la resolución provisional es de hace pocos días (10 de mayo), sin embargo, se calcula que la resolución definitiva y el pago de los 14 millones de euros (14.208.665 €)no se recibirá, como muy pronto, hasta finales de agosto. Hay territorios, como Madrid, Andalucía y Castilla y León que en marzo ya habían cobrado el IRPF y Aragón, en diciembre de 2021, ya había cobrado lo que está ejecutando durante 2022. De hecho, eso es lo que sucedía cuando esta convocatoria la gestionaba el gobierno central. Otro ejemplo son las convocatorias para inversiones y adecuación de equipamientos a cargo de las herencias intestadas de  2020, con un importe de un millón y medio de euros, que no se resolvieron definitivamente y no se pagaron hasta diciembre de 2021.

«Esta lentitud burocrática la estamos arrastrando desde hace años, sin embargo, con la pandemia se ha agravado especialmente. Nunca habíamos estado tan mal como ahora. Durante este tiempo, no hemos dejado de pedir al Gobierno que solucione estas incidencias de manera urgente porque generan unos enormes problemas de tesorería, además de mucha inseguridad, en unas entidades sociales que somos y hacemos un servicio público y que no hemos dejado de estar al lado de las personas, incluido en los momentos más duros de la crisis social» recuerda la presidenta de la Taula,  Francina Alsina, que insiste en las consecuencias directas. «Estamos aumentando las pólizas de crédito. Estamos asumiendo los intereses de estos créditos que quedan fuera de la subvención y estamos reduciendo la estructura técnica de los equipos profesionales, justo en un momento de máxima presión asistencial por los efectos de la pandemia».

Ante esta situación, la Taula propuso al Gobierno la creación de un grupo de trabajo mixto con el tercer sector para abordar mejoras en el sistema de financiación.  El Departamento de Derechos Sociales se comprometió en noviembre pasado a impulsar la creación de este grupo pero, a pesar de las reiteradas peticiones de la Taula, cinco meses después no se ha convocado. «Nunca hemos fallado. Siempre que el Gobierno ha requerido nuestra ayuda para dar respuesta a emergencias sociales, hemos estado. El reconocimiento a la labor y contribución del tercer sector social debe demostrarse con hechos, no con palabras. Es el momento de hacerlo».

La Taula plantea a la Generalitat 5 propuestas que quedan recogidas, con alguna enmienda, en una moción que la semana pasada fue aprobada en el Parlament, a instancia del grupo parlamentario de los Socialistas y Unidos para Avanzar. La Taula espera que el Gobierno las asuma:

  1. Constituir con celeridad el grupo de trabajo mixto Generalitat – Taula en el que están todos los departamentos que gestionan subvenciones dirigidas a las entidades sociales: Economía, Salud, Igualdad y Feminismos, Justicia, Derechos Sociales, Empresa y Trabajo y Presidencia.
  2. Pactar con el tercer sector social un calendario de convocatorias de subvenciones que se resuelvan el año anterior al periodo de ejecución o, a todas luces, el primer trimestre del año en curso para conseguir que las entidades puedan planificarse previamente y no llegar a ejecutar las actuaciones sin saber si serán acciones subvencionadas o no.
  3. Garantizar el pago de las convocatorias de las subvenciones en el primer trimestre del año de ejecución de manera progresivamente proporcional para que las entidades no tengan que asumir con fondos propios o pólizas de crédito los costes de los proyectos que son subvencionados.
  4. Hacer el proceso de revisión de los proyectos que son financiados por las convocatorias de la COSPE y el IRPF y que deberían pasarse a la cartera de servicios de forma consensuada con el tercer sector social. La modificación de las bases de las convocatorias de la COSPE y el IRPF que quiere llevar a cabo el Departamento de Derechos Sociales, también debe hacerse de manera pactada con el tercer sector.
  5. Asegurar la interlocución permanente con las entidades sociales a todos los niveles. En lo político, garantizar una comunicación fluida entre el Departamento y la Taula y, particularmente, en los procesos de las convocatorias públicas, hay que nombrar responsables del Departamento para cada convocatoria para que las entidades puedan dirigirse a ella para resolver dudas de requerimientos, calendarios, formularios u otras cuestiones.